¡Bogotá se hunde!

Bogotá se hunde

Por: Quique Gómez

No administrativamente, como quisieran muchos que se siga afirmando en contra de la gestión de Petro. Nos hundimos literalmente. El suelo en algunas partes de la ciudad ha ido cediendo y en otras, ha colapsado.

El caso más mediático reciente, fue en el norte sobre la Carrera 11, donde la constructora Pijao y el Distrito tuvieron que llegar a acuerdos para que Pijao pudiera continuar la construcción de sus edificaciones. La empresa tiene que garantizar unas obras y reforzamientos para evitar que el suelo en torno a su obra se siga hundiendo.

El FOPAE contrató un estudio con la Universidad Nacional de Colombia para determinar las causas de este fenómeno que se conoce técnicamente como subsidencia y también para plantear propuestas de manejo. El estudio, según el profesor Guillermo Ávila Álvarez arrojó como una de las principales causas, la extracción de aguas subterráneas. Así lo explica el académico: “La subsidencia puede originarse por procesos naturales (endógenos), como fallas geológicas, desplazamientos de las placas continentales o erupciones volcánicas; o por la acción del hombre (exógenos), como la extracción del subsuelo de importantes volúmenes de agua, petróleo o gas, la construcción de túneles o la sobrecarga extensiva del terreno. Son estos últimos los que mayores daños suelen causar.”

¿Cuál es la importancia de tratar este tema?

En el Concejo de Bogotá se está debatiendo la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial, pues desde la actual administración hay una convicción sobre los beneficios de que la ciudad crezca hacia arriba, se redensifique, que viva en edificios y no que se siga expandiendo hacia los bordes como el norte y el occidental. Eso implica que sectores que por norma no pueden pasar de 4 pisos, puedan construir hasta 6 si se aprueba la modificación. O que puedan darse algunas combinaciones en el uso del suelo, es decir que más sectores dejen de ser exclusivamente residenciales y pueda tener actividades comerciales determinadas.

Una de las premisas para el proyecto de la Bogotá Humana, es el respeto por el recurso hídrico y de las zonas aledañas al río Bogotá y sus afluentes. Por eso se dio el debate sobre si construir la ALO (Av. Longitudinal de Occidente) hace menos de un año, pues semejante avenida, implica la expansión de la construcción al occidente y en cercanías al Río Bogotá.

Otra postura, que encabeza Peñalosa, es que así se quiera resdensificar, el suelo seguirá siendo escaso para cubrir el déficit de vivienda que tienen los hogares en Bogotá, además del crecimiento en la población que sigue llegando a radicarse por trabajo o estudio. La propuesta desde allí es no frenar la expansión de la ciudad hacia el norte, sino promoverla con parques, dotaciones, Transmilenio y todo lo que siempre conlleva el modelo de ciudad de Peñalosa, del cual, debo decir, no comparto los fines de segregación socio-espacial con el que se promueve.

Volviendo a lo de los hundimientos, el dónde construir, qué construir y cómo construir, son determinantes para el manejo que requiere ese problema, puesto que edificios más altos conlleva más presión sobre el suelo y las construcciones en torno a humedales –como en el caso del Tintal- sin el suficiente relleno, también generan hundimientos como lo estamos viendo en ese sector de Bogotá.

Independientemente de la decisión que se tome con el POT y los sectores subterráneos del metro pesado, se necesita retornarle el agua que se le extrae al subsuelo de Bogotá. Así lo propone el profesor Ávila: “Pero, si la extracción no se acompaña de una infiltración natural de agua lluvia que recargue el acuífero (que es el suelo o la roca donde esta se almacena), se reducen las presiones en los niveles de extracción.”[1]

Debemos ser conscientes de que Bogotá no dejará de crecer en población y construcción, pero también debemos apropiarnos de un modelo de ciudad sostenible y sustentable, haciendo un uso racional y estrictamente necesario del recurso hídrico. Necesitamos comprender, tener muy claro que cuando vemos hundimientos o inundaciones, son en gran medida, las manifestaciones del modelo de ciudad que nos propusieron y que nosotros reproducimos. ¿Lo podemos cambiar? ¿Queremos hacerlo?

Por: Quique Gómez – Columnista PBAD

VER AQUÍ VIDEO

-Este es un espacio de opinión destinado a visitantes, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas, pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan este espacio destinado para este fin por noticiaspbad.com.co – Tú opinión es importante para nuestro análisis. Déjalas sin ofensas.

Anuncios

Un comentario el “¡Bogotá se hunde!

Tu opinión es la huella de tu visita. Déjala AQUÍ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s