A propósito de la reforma a la justicia, hay un pueblo que rechaza miemtras sus jefes políticos hacen raras alianzas

Hay indignación en Colombia, no por el más, sino por otro más de los actos corruptos a que nos tiene acostumbrado nuestra clase política sin excepción, porque mientras hay un pueblo que rechaza, los jefes políticos de partidos y movimientos hacen raras alianzas entre sí, porque familia que roba unida, permanece unida.

Mientras en todas las redes sociales se rechaza la actitud de un Congreso clientelista, criminal y embustero, endilgándole la responsabilidad a partidos como la U, Cambio Radical, Conservadores, PIN, Liberales y otros más, los llamados jefes de los partidos y movimientos alternativos, hacen alianzas raras con los engendros de esas ratas en muchas alcaldías, localidades, municipios, concejos, incluso, hasta en el mismo Distrito Capital, donde se les permitió meter sus manos sucias reformando más de 660 puntos del Plan de Desarrollo Distrital, cuyo comité de aplausos curiosamente como los medios de comunicación masivos por primera vez se han puesto de acuerdo frente a la aprobación del PDD, unos para decir que ha sido el triunfo político más grande que se ha podido obtener para Bogotá, y los otros para callar sin hablar mucho sobre esa aprobación “democrática” del Concejo de la Ciudad. En pocas palabras, se pusieron de acuerdo para voltear la página y no hablar más del asunto.
A partir de hoy comienza el nuevo show político, utilizando a los incautos para protestar contra el Congreso corrupto que una vez más se burló de los colombianos, cuando la forma más fácil de desaparecer políticamente a esos manipuladores de la realidad nacional, es evitando cualquier alianza que favorezca en las localidades y dependencias del Distrito, a cualquier credencial que haya sido avalada por esos padres de la patria inmundos.
Deberían poner guardias del INPEC para que no se escapen
Yo sí creo que el pueblo ha sido traicionado una vez más como ocurrió en las elecciones del 19 de Abril de 1.970, las pruebas están a la vuelta de la esquina, y vamos a dar un ejemplo, Progresistas fue el respaldo electoral a un discurso que se levantó en contra entre muchas cosas, de el actuar neoliberal de Germán Vargas Lleras, Jefe Supremo de cambio Radical, sin embargo el edil “progresista” Alejandro Torres en Kennedy, le quitó posibilidades de conducción a su misma colectividad para entregárselas a los representantes de Vargas Lleras en la localidad, sin embargo el movimiento político con su silencio ha sido cómplice indirecto, o tal vez directo, y lo que es peor aún, hemos tenido conocimiento y es algo que no nos consta, por eso usamos la presunción para decir, que el Secretario de Gobierno Guillermo Asprilla, ha tenido tiempo para reunirse con Torres y un edil de Cambio Radical de Kennedy, pero no lo ha tenido hasta ahora, para atender al edil progresista de verdad Francisco Castañeda, que sí está defendiendo con disciplina los postulados del Movimiento Progresista, además del Programa de Gobierno de Gustavo Petro representado en la Bogotá Humana, propuesto para la ciudad.
Lo que se ve feo en los partidos tradicionales no se puede ver bonito en los partidos de izquierda, mucho menos en un Movimiento Alternativo, como lo es el movimiento que como casi nadie estamos ayudando a construir, y ese es Progresista, la alternativa de cambio para los colombianos, porque eso somos, la esperanza del pueblo colombiano, la esperanza de un pueblo que ya está mamado de tanto engaños y mentiras, pero si seguimos de aguas tibias, no solamente vamos a defraudar a quienes creyeron que con nosotros era el cuento, sino que vamos a enterrar para siempre la última esperanza de gobierno para la colectividad alternativa de Colombia, catapultando para siempre, a los corruptos en el poder.
Yo creo y quiero seguir creyendo en Gustavo Petro, porque lo que le sobra de prepotente y caudillista, es mucho más de lo que le falta de corrupto, yo creo que a la ciudad y al país le hace menos daño una persona prepotente convencida en sus razones de patria, que un corrupto, ladrón, paramilitar y vende patria que es lo más acostumbrado a ver en la Colombia incauta, saqueada y engañada por esa clase política con mentalidad de hacendados que se enraizó en el Congreso Nacional y la Casa de Nariño.
Yo no quiero ver a mi progresismo rechazando al Congreso que ayer le metió un gran mico a la Reforma a la Justicia y, al mismo tiempo aplaudiendo alianzas que fortalecen a sus retoños en cada una de las localidades y en el mismo Distrito Capital, así no es la cosa.
Pienso y ojalá esté equivocado, que nos está dando miedo gobernar con el pueblo que nos llevó al primer cargo burocrático de la ciudad, creo que importaron más las alianzas para salvar el Plan de Desarrollo, que la disponibilidad de un pueblo a tomarse popularmente el Concejo de Bogotá para obligarlos a cumplir con la promesa electoral con que se hacen elegir cada 4 años. Creo que ahí Progresistas le falló a sus electores, pero también creo que pudo ser lo mejor para evitar otro bogotazo peor que aquel que acabó con la vida del líder liberal Jorge Eliecer Gaitán.
Jumm todo los cargos para la familia
Ayer después de tantas vueltas, tanto debate, tantas discusiones y propagandas, el Congreso Nacional decidió introducir el verdadero objetivo de la Reforma a la Justicia, el cual era, blindar a los corruptos, incluido a los mismos que incluyeron el gran mico que entrega la llave de las celdas por donde saldrán elementos como Bernardo Romero, el “ejemplar” Secretario Privado de Presidencia del gobierno de Álvaro Uribe Vélez. Fue una reforma de corruptos para corruptos en la que lo único rescatable, es que el pueblo colombiano no hizo parte de esa sucia coalición. 
Y así como el pueblo colombiano se apartó de esa sucia coalición, es procedente que el Distrito de Bogotá, como un acto de patria, como un acto de respaldo a un pueblo que espera el momento de la candidatura presidencial de nuestro líder y compañero Gustavo Petro, se abstenga de darle participación y pagar favores políticos a los herederos de esa fauna política que tanto daño hace a la nación.
Pero también nuestros amigos progresistas que hacen parte del poder administrativo, deben abstenerse de efectuar actos que resientan a la población civil, actos que desanimen a ese potencial electoral honesto que pide un cambio, pero no radical, sino un cambio hacia una forma distinta de hacer gobierno.
COLOFON: El nepotismo es la preferencia desmedida que algunos funcionarios públicos otorgan a sus familiares y amigosa la hora de realizar concesiones o asignar empleos estatales. En estos casos, la persona que accede a un empleo público lo hace por su cercanía y lealtad al gobernante o funcionario en cuestión, y no por mérito propio o capacidad.
Por: Nelson Armesto Echavez
Bloguero de la Revolución
-Este es un espacio de opinión destinado a visitantes, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan este espacio destinado para este fin por Patiobonitoaldia.org – Tú opinión es importante para nuestro análisis. Déjala sin ofensas.
Anuncios

Tu opinión es la huella de tu visita. Déjala AQUÍ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s