Ser reconocido como víctimas, es lo primero por lo que se debe luchar en Tierra Buena

Aunque el término general para describir a toda persona que ha sufrido daños de gravedad, en especial si son colectivos, es el de damnificados, como en este caso se define a las personas que resultaron afectadas por la tragedia invernal en Tierra Buena, yo creo en mi opinión personal que estos deben pasar de este denigrante calificativo, al  calificativo de víctimas.

La razón es muy sencilla, porque víctima es toda persona que sufre daños por culpa ajena o por causa fortuita como a bien lo define la Real Academia de la Lengua Española.
Si bien es cierto que entre damnificado y víctima el resultado es muy parecido, el trato y la connotación dada a cada uno, es muy diferente. 
En el término de damnificados, al gobierno le asiste la responsabilidad de la atención preventiva, incluso parcial, de toda persona que resulte afectada por dicha acción o tragedia, entonces toda ayuda entregada por el gobierno debe ser bendita en términos de agradecimiento, siendo así, tendría que ser recibida como bondadosa la propuesta del presidente Santos, la cual consiste en entregarle un bono de un millón quinientos mil pesos, a cada familia damnificada, antes del 24 de Diciembre.

Por eso los afectados por la ola invernal en Tierra Buena incluyendo a Bosa, lo primero que deben hacer, es quitarse el trato de damnificados y empezar a cargar sobre sus hombros un término más acorde para iniciar una negociación, y es el de víctimas.

Si se logra ese primer paso, el inicio de toda conversación con el Distrito o el Gobierno Nacional en pro de una indemnización, sería más próspera, porque ya no se estaría obligando al estado a cumplir con la responsabilidad preventiva ó parcial que es lo que normalmente hace, sino que ya se entraría a negociar en los términos de la obligación de reparar sobre unos daños y perjuicios, ocasionados por la falta de planeación que permitió la construcción a mansalva de conjuntos residenciales sobre humedales y, que hoy muestran como resultado lo que estamos viendo.
Si no hay víctimas no puede haber reparación, pero si hay damnificados si puede haber medidas asistencialistas, y yo creo que se debe entrar a negociar la reparación y no la atención que son dos cosas muy distintas.
Con todo el respeto que se merecen cada uno de los integrantes de la Mesa de Trabajo de Tierra Buena, creo que no se puede mandar a una población afectada a bloquear vías a cambio de asistencialismos.
Obviamente que no estoy en desacuerdo con ese tipo de movilizaciones, pero el tema está caliente y es el momento ideal para aglutinar la mayor participación alrededor de una gran movilización, que de no aprovecharse, solo lograría la frustración de quienes hoy están dispuestos a luchar hasta las últimas consecuencias por la reparación de los daños por parte de las constructoras, con el silencio cómplice del Distrito y el Gobierno Nacional.
La otra es que la misma comunidad afectada debe estar pendiente del proceso, no puede dejar ciegamente la responsabilidad en sus representantes, porque casos se han visto y no sería justo que el problema continúe, los afectados sigan iguales y al final, sean muchos los candidatos aspirando a corporaciones públicas cobrando por el favor de engañar y traicionar a sus propias comunidades.
Por: Nelson Armesto Echavez
Cel. 313 8458306

Anuncios

Tu opinión es la huella de tu visita. Déjala AQUÍ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s